Reforma Energética: los golpes que apenas empiezan

1q1ptpassfman5eb6_rc2sw

La firma del Pacto por México fue el 2 de diciembre de 2012, un día después del inicio del Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto. Aquí, en el Alcázar del castillo de Chapultepec con los presidentes del PRI, PAN y PRD.

– Por Zazil Carreras –
Desde antes de su aprobación, la Reforma Energética ha sido una de las modificaciones constitucionales más controvertidas y criticadas por la academia, la sociedad civil y algunos sectores políticos, quienes advirtieron en todo momento sobre los riesgos de la misma y los graves retrocesos que planteaba, increíblemente, en materia energética.

Surgida de la firma del Pacto por México, y aprobada en 2013, algunas de sus consecuencias apenas comienzan a ser visibles para la mayoría de la población.

Una de las principales modificaciones de la Reforma convirtió tanto a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como a Petróleos Mexicanos (Pemex) en Empresas Productivas del Estado, mismas que dejaron de ser que dejaron de ser Entidades Paraestatales.

Este cambio podría ser considerado irrelevante, aunque la realidad es que esta transformación es el corazón mismo de la Reforma Energética, y la transición de un modelo a otro no será para nada sencillo por tres motivos que me gustaría abordar de manera individual.


1. Empresas transnacionales y eliminación del precio único.

La Reforma Energética establece dentro de sus plazos que a partir de este año se comiencen a instalar gasolineras pertenecientes a empresas transnacionales como Exxon, Shell y Chevron, a fin de que para el año 2018 la venta de gasolina importada sea una realidad a nivel nacional, y se genere competencia en este mercado.

A fin de abrir la puerta a las empresas transnacionales, el gobierno ha decidido erradicar el precio único en la gasolina, misma que aumentará hasta un 20 por ciento.

A primera vista, esta medida afecta a quienes poseen un vehículo particular o de transporte, pero este impacto económico nos afecta a todas y a todos, pues la inflación de los precios de productos y servicios será generalizada.

Es decir, de manera inmediata quien paga un litro de gasolina debe desembolsar más dinero, pero también lo harán todas y todos los consumidores en cuanto aumente el costo del transporte de alimentos, ropa, electrodomésticos, etc.

2. El desmantelamiento de Pemex

A pesar de que los plazos de la Reforma Energética son bien conocidos desde 2013, la realidad es que el gobierno federal ha tenido como meta única el desmantelamiento de Pemex y no su modernización, por lo que poco podrá competir contra los gigantes extranjeros que, con tecnología avanzada y producción propia, podrán ofertar sus hidrocarburos a mejores precios, hasta que Pemex finalmente desaparezca.

Esto quiere decir que la red de estaciones de servicios que actualmente existe, y que se encuentra integrada por más de 10 mil 800 unidades que operan en todo el país se encuentran riesgo, al igual que las 400 mil fuentes de empleo que generan, por no mencionar a las 34 mil 484 personas que serán despedidas de Pemex durante 2017.

3. Retrocesos en derechos humanos y en política ambiental

Como se dio a conocer en la Audiencia Pública del 154 Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, además de la privatización de la industria petrolera, las leyes secundarias de la reforma establecen a la explotación de hidrocarburos como una actividad de utilidad pública, lo que significa que tiene prioridad frente a cualquier otro uso que pudiera tener la tierra, obligando a los dueños de los terrenos acepten la explotación de hidrocarburos mediante la “servidumbre legal”, dejando a los propietarios sin posibilidad alguna de negarse a ceder sus terrenos en caso de que se presuma que en ellos existen fuentes de hidrocarburos.

La reforma profundiza el modelo energético basado en la explotación de hidrocarburos, incluso mediante técnicas tan nocivas y peligrosas como el fracking, violando así las obligaciones internacionales y nacionales que ha adquirido el Estado mexicano contra el cambio climático, asó como para la promoción y transición hacia las energías renovables.

¿Cuáles obligaciones internacionales se están violando? Las siguientes:

  • La Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículos 1º, 2º, 21)
  • El Protocolo de San Salvador (artículos 1º, 11 y 12)
  • El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículos 2, 14, 25, 27)
  • El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículos 2, 6, 11 y 12)
  • El Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países independientes (artículos 2, 4, 5, 6, 7, 13, 15 y 17)
  • La Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (principios 3, 4, 8, 10, 11, 14 y 15)
  • La Observación General №15 sobre el Derecho al Agua del Comité de los DESC
  • La Resolución 64/292 sobre el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento
  • La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1º, 2º fracciones V y VI, 4º, 14, 16, 25, 27 fracción VII y 28, 133)

El gasolinazo es tan solo el primer agravio de una serie continua que prontamente alcanzará a los sectores históricamente marginados, maltratados y abandonados, que se encuentran a merced de una reforma que atenta contra el derecho a la tierra, al territorio, a los recursos naturales, a la autodeterminación y al libre desarrollo de los pueblos.

Y para ilustrar nuestro optimismo:

La reforma aún no se encuentra completamente implementada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s