“Entre tú y yo, no hay nada personal”, AMLO a Baillères

AMLO en tu tierra, en su agua, Tabasco. 1 de Noviembre, 2015

AMLO en tu tierra, en su agua, Tabasco.
31 de octubre, 2015

El ‪Senado‬ de la República aprobó, el pasado miércoles, con el voto del ‪‎PRI‬, ‪PAN‬ y ‪PVEM‬, otorgar la Medalla ‪Belisario Domínguez‬ 2015 al empresario Alberto ‪Baillères González‬, uno de los cuatro hombres más ricos de México, dueño de ‪El Palacio de Hierro y ‪Grupo Bal‬ entre otras empresas.

De gira de trabajo por el estado de Puebla, Andrés Manuel López Obrador criticó que los legisladores hayan aprobado que el empresario minero reciba la medalla Belisario Domínguez, galardón que lleva el nombre del senador mártir y el único que protestó porque Victoriano Huerta asesinó Francisco I. Madero para usurpar la Presidencia de la República.

Vale señalar que casi 80 por ciento de los ingresos del Grupo Bal se deben a las mineras Peñoles y Fresnillo, que extraen oro, así como plata y zinc, entre otros materiales. Grupo Peñoles derramó 82 mil litros de solución rica en cianuro en una mina cerca de Caborca, Sonora y se mantiene en la impunidad, a pesar de la terrible contaminación que ya se detectan en la sangre de cientos de niños y familias.

En su cuenta de Facebook, AMLO escribió:

No es nada personal, me apena incluso tener que decirlo. No se trata de un malvado, pero es un despropósito entregar la medalla Belisario Domínguez a un potentado como Alberto Baillères.

Don Belisario dio la vida al denunciar a Huerta en la tribuna del Senado por haber ordenado el asesinato de Francisco I. Madero, apóstol de la democracia.

Baillères es el segundo hombre más rico de México, dueño de minas de plata y oro, del Palacio de Hierro y del ITAM, la universidad que ha formado a la élite de tecnócratas encargada de aplicar la política económica de pillaje que ha llevado a la ruina al país. Ahí fue maestro Córdoba Montoya, Pedro Aspe, Gil Díaz, y se graduaron Carstens, Cordero, Meade, Videgaray, entre otros.

Obviamente, para el pensamiento conservador Baillères es un ejemplo de hombre de negocios, pero no todos pensamos lo mismo; en buena medida, su fortuna la amasó al amparo del poder público, beneficiándose de gobiernos corruptos, de influencias y concesiones, de privatizaciones de empresas públicas y de leyes que le han permitido no pagar impuestos por millones de pesos, como sucedió con la venta de la cervecera Cuauhtémoc a la transnacional Heineken.

Por último, puede ser una nimiedad, pero el señor Baillères es dueño de un yate de 2 mil millones de pesos que ni siquiera navega en los litorales de México, sino en los mares de Europa.

Se entiende que lo proponga el PRIAN pero, tanto el magnate como esos partidos, deberían ser más respetuosos de nuestros héroes, de las instituciones públicas y del pueblo de México.

Al paso que van terminarán creando por decreto la orden a su alteza serenísima y empezarán condecorando a Carlos Salinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s