Mujeres que nos dieron patria ¿las conoces?

Ilustración de Rafael Barajas

Ilustración de Rafael Barajas “El Fisgón”, Revista El Chamuco

La historia de México está llena de heroínas casi anónimas que se atrevieron a dar el primer paso para romper con los esquemas impuestos por la sociedad generación, tras generación.

Durante el movimiento de Independencia en México las mujeres, sobretodo las involucradas en conformar la nueva nación, fueron pieza clave en las estrategias de la insurrección y demostraron ser más que una compañera de cuarto o una madre.

Son las rebeldes quienes amplían las fronteras de los derechos y borran las diferencias de género y raza. Olvidadas por la historia escrita por hombres, estas son algunas de las mujeres imprescindibles que decidieron actuar por una causa justa.

María Ignacia Rodríguez , “La Güera Rodríguez”.

María Ignacia Rodríguez , “La Güera Rodríguez”.

María Ignacia Rodríguez “La Güera Rodríguez”. Al no permitir ser golpeada por su primer marido (y a pesar de las costumbres y leyes de la época) logra divorciarse y pudo casarse dos veces más. De esos matrimonios le quedaron siete hijos. Era muy inteligente, bella y de lengua rápida e ingeniosa, fue famosa en toda la capital. Aprovechando que entraba en los salones (cantinas) más elegantes, mandaba noticias o las estrategias que iba a realizar el ejército realista. Decidida, partidaria de la Independencia, conoció a los más destacados intelectuales, militares y políticos de la época, tuvo amoríos con personajes como Alejandro Von Humboldt, Simón Bolívar y Agustín de Iturbide, a éste último lo impulsó para dirigir la Consumación la Independencia. La Güera Rodríguez es pieza clave en los hechos de la historia de México, pero lo más importante es  su legado, un papel no revalorado en su justa dimensión.

María Guadalupe, “La Rompedora”Indigena originaria del pueblo de San Vicente, jurisdicción de Coatepec, Chalco. Era viuda y se ocupaba de comunicar las noticias a los insurgentes acerca de lo que hacían los realistas, de dónde y cómo se ocultaban para escapar de la persecución de los rebeldes. En ocaciones, La Rompedora viajaba a Texcoco y otros lugares para dar personalmente estos informes. Sus actividades fueron descubiertas y el gobernador de San Vicente mandó a aprehenderla y formarle sumaria, acusándola también de que estaba en inteligencias secretas, con el cabecilla insurgente José Zapotla, para cometer un atentado en contra del alcalde.  Sin embargo, las actuaciones no resultaron suficientes para imponerle a la reo alguna pena corporal pero el subdelegado de Chalco, licenciado don Manuel Neyra, temía que si La Rompedora quedaba en libertad, se experimentarían desgracias en el pueblo, por lo que creyó conveniente remitirla a la Ciudad de México. En la Capital, el oidor, Miguel Bataller, dictaminó que se le pusiera en libertad, lo que se verificó el 21 de marzo de 1815. (C. de I., tomo 93, expediente núm. 17, Archivo General y Público de la Nación.) (4)

Mariana Rodríguez del Toro
Novohispana de ideología liberal que simpatizó con la causa de la Independencia de México y conspiró contra el gobierno virreinal.

A pesar de haber sido encarcelada y amenazada de muerte por conspiración, Mariana no delató a ningún miembro de su grupo. Fue hasta diciembre de 1820 cuando fue liberada. Su nombre quedó escrito en letras de oro en el Salón de Sesiones del Congreso.

Ana Yraeta
Siguió y difundió los debates intelectuales que se manifestaban en folletos y gacetas entre los años 1809–1821, período en que se perfilaron los distintos modelos políticos que habrían de experimentarse en las primeras décadas del siglo XIX.

Ana tuvo un papel singular como anfitriona de las tertulias en las que se informaba sobre el acontecer de Europa y América. Asidua lectora de diarios y gacetas, se distinguió como patrocinadora de diversas facciones políticas.

Fundó a Las Patriotas Marina, la primera organización femenina secular conocida en la Ciudad de México, estuvo integrado por 2 mil 500 mujeres quienes cambiaron la opinión de los jueces de la Nueva España al reconocer su capacidad para dirigir y defender sus posiciones políticas. Las Patriotas Marina espiaban en los círculos masculinos cercanos al virrey. Muchas de ellas fueron ejecutadas, encarceladas, privadas de sus bienes y deportadas por sus actividades.

Gertrudis Bocanegra

María Gertrudis Bocanegra, ” La Ojos”

María Gertrudis Bocanegra, “La Ojos”.  Cuando estalló la Guerra de Independencia se sumó a ella. Como gran estratega, sirvió como correo de los insurgentes y luchó junto a ellos en la región de Pátzcuaro y Tacámbaro en Michoacán.

En la etapa de resistencia de la guerrilla insurgente, Bocanegra fue enviada a Pátzcuaro con el propósito de ayudar a la toma de la ciudad por parte de los rebeldes. Fue descubierta y hecha prisionera por el ejército real. Sometida a tortura para que delatara a otros participantes de la guerrilla, Bocanegra se negó siempre a dar información a los españoles. Finalmente fue enjuiciada y encontrada culpable de traición. Fue fusilada el 11 de octubre de 1817, en la plaza de San Agustín en la villa de Pátzcuaro.

Antonia Peña. En 1808 comenzaron a operar una gran variedad de grupos en contra de la Corona de España, los cuales estaban conformados mayoritariamente por criollos y mestizos. Conspiraciones como la de Valladolid y la de Querétaro, de la que nació el movimiento de independencia de 1810.

Entre estos grupos estaban El Águila y Los Guadalupes, a este último perteneció Antonia Peña, quien hacía llegar a las fuerzas insurgentes imprentas y sus accesorios, dinero y sobre todo información de lo que pensaban y hacían los realistas.

A Los Guadalupes pertenecieron también otras mujeres, entre ellas Margarita Peimbert, quien realizaba acciones similares a las de Antonia, y María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador.

Leona Vicario

María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador.

Leona Vicario. Una de las figuras más destacadas de la Guerra de Independencia de México, donde se dedicó a informar a los insurgentes de todos los movimientos que podían interesarles y que ocurrían en la capital del virreinato. Financió con su fortuna la causa insurgente.

“Madre de los desvelados”Se llamaba Marcela, pero no se menciona su apellido ni el lugar de su nacimiento. Marcela, según se refiere en una declaración del soldado insurgente Pedro González de Rentería, rendida el año de 1816 en Aguascalientes, Marcela era una mujer ya vieja que se ocupaba como correo de los insurgentes a quienes llevaba papeles, noticias y encargos desde León y Silao hasta un punto llamado Puerto Espino, donde tenían su principal cuartel las fuerzas de Ignacio Rayón.

Luisa Martínez
Estuvo junto a su marido peleando, hasta que en Michoacán perdieron la batalla y fue hecha prisionera. En el cementerio del pueblo los fusilaron. Cuando le tocó su turno gritó con todas sus fuerzas: “¡Como mexicana tengo el derecho de defender a mi patria!” acto seguido, se desplomó abatida por las balas.

Josefa Ortiz

María Josefa Crescencia Ortiz Téllez- Girón, “La Corregidora”

Josefa Ortiz Tellez-Girón, “La Corregidora”
Su intervención por la causa de la Independencia fue decisiva, a ella se debió que Allende tomara parte en la conspiración e indujo a su esposo a que defendiera el partido de la Independencia. En la Conspiración de Querétaro mantuvo informados a los principales caudillos. Al ser denunciados por el traidor Joaquín Arias, fue encarcelada en su casa donde pudo comunicarse con el Alcalde Ignacio Pérez, para que fuera a comunicarle a Allende e Hidalgo que la conspiración había sido descubierta, motivo por el cual dio origen a que se adelantara la fecha de insurrección.

DSC06578
Las mujeres de la Independencia desobedecieron y quebrantaron las reglas vigentes de su época en los ámbitos social, político y económico; se comprometieron  con el movimiento independentista y sus actos las llevaron a enfrentar diversas represalias como exclusión, represión, castigos, humillaciones, cárcel y en algunos casos la muerte. Todo esto por defender las convicciones que consideraban justas e indispensables para la sociedad novohispana, que luchaba sin tregua por conseguir su autonomía y proclamarse finalmente, como una nación libre y soberana.

generación morena / CC 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s