Manifestaciones en Moldavia por corrupción de oligarcas

2015/09/img_2899.jpg
Cientos de miles de manifestantes salieron a las calles de la capital de Moldavia para exigir la dimisión de su presidente. La muchedumbre exigió elecciones anticipadas después de que desaparecieran 1.000 millones de dólares del sistema bancario y de que se depreciara rápidamente la frágil moneda del país del este de Europa.

Los manifestantes se concentraron la plaza principal, a la salida del palacio de gobierno, en la capital Chisináu, procedentes de todas las regiones del pequeño y extremadamente rural país ex soviético.

La policía estimó que la protesta había concentrado a 35.000 o 40.000 personas — una cifra incluso mayor que la de las manifestaciones anticomunistas de abril de 2009. Por su parte, los organizadores proclamaron que la cifra de asistentes era tres veces mayor.

Los manifestantes exigieron la dimisión del presidente Nicolás Timofti, quién ha presidido un parlamento pro europeo desde principios de 2012. La muchedumbre protestó al grito de “¡Devuelve los mil millones a casa!”

La muchedumbre también exigió las dimisiones de varios miembros del gobierno, como el director del banco central y el fiscal general, según informa Associated Press. Las fotos colgadas en las redes sociales mostraban a los manifestantes erigiendo nuevas tiendas de campaña a la salida de la oficina del fiscal general. Previamente, la policía había desmantelado un campamento recién desplegado.

La desaparición de los mil millones de dólares del sistema bancario expone la endémica corrupción y subraya el poder de los grupos oligárquicos en un país de 3.5 millones de habitantes.

El fraude ha provocado la depreciación de la moneda nacional, el leu moldavo, ha disparado la inflación y ha perjudicado seriamente al nivel de vida.

Y también ha mancillado la imagen de la clase política dirigente, de talante pro europeo ante el pueblo moldavo. Muchos habitantes del país a duras penas soportan económicamente a sus familias con sueldos de 300 dólares al mes. Aunque lo cierto es que muchos manifestantes acudieron a la marcha luciendo banderas a favor de la UE, lo que indica que están a favor de la política de integración europea de su gobierno.

Los manifestantes dirigieron gran parte de su llamaradas verbales contra los millonarios oligarcas de la nación, quienes controlan los sectores claves de la economía, y amenazaron con alargar la protesta ininterrumpidamente en el centro de Chisináu, hasta que sus exigencias sean atendidas

“La dictadura no ha dormido. Está temblando de miedo e intenta hacer todo lo que puede por disuadir a la gente de todo el país de que acuda a la capital, Chisináu”, proclamó el organizador de la marcha Valentín Dolganiuc.

Además de la enorme protesta, se espera que los manifestantes sigan esperando en sus tiendas de campaña a la salida de la oficina del fiscal general, en señal de recordatorio visual del fraude. Los organizadores de la convocatoria habrían empezado a recolectar dinero para té y comida, para aprovisionar a los manifestantes acampados.

La Unión Europea y otros funcionarios occidentales radicados en Chisniáu, señalaron que los sucesivos gobiernos pro occidentales han hecho muy poco por detener la estrepitosa gestión económica y por corregir la extendida corrupción del sistema político.

El fraude bancario también ha provocado que se tambalee la confianza de los aliados occidentales y de los prestamistas internacionales, que son los responsables de mantener la economía moldava a flote. El apoyo presupuestario de la Unión Europea al país ha sido suspendido hasta que se averigüe qué ha sucedido.

Chiril Gaburici, uno de los primeros ministros, dimitió de su cargo a principios de año, después de que se abriera un sospechoso debate sobre la validez de sus diplomas escolares. El episodio también estaba vinculado a la trama de fraude bancario.

Las masivas protestas supondrán un fuerte revés para el actual primer ministro, Valeriu Strelet, que fue nombrado en julio para reemplazar a Gaburici. En un primer momento, su nombramiento abrió las puertas para volver a negociar con los prestamistas internacionales, incluido el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En una entrevista con Reuters en agosto, Sterlet proclamó que Moldavia concentraría sus esfuerzos en averiguar el paradero de los mil millones extraviados, y en recuperar el dinero de las cuentas extranjeras que apoyaban económicamente al país.

El domingo, Strelet compareció a la salida del edificio del gobierno y declaró que valoraría las exigencias de los manifestantes.

vice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s