¿Quién paga las “selfies” de Calderón?

¿Cuánto nos cuesta un ex presidente?

Hay quienes utilizan el ahora tan mentado populismo a su conveniencia, como Felipe Calderón por ejemplo, que si nunca pudo legitimarse como Presidente de México ahora intenta hacerlo como ex presidente. En México, cada vez que un ciudadano concluye las funciones de Presidente de la República regresa a sus actividades particulares sin rendir cuentas a nadie de las circunstancias en que dejó el país. Lo que sí cuenta para el presupuesto, son los 4 millones 315 mil 998 pesos mensuales que reciben de pensión vitalicia.

A diferencia de las grandes empresas (que despiden sin derecho a indemnización a cualquier trabajador que entregue resultados estadísticos falsos o que distorsionen la realidad de las finanzas), a los exmandatarios se les otorga una pensión equivalente al sueldo de un secretario de Estado, es decir, unos 205,122 pesos mensuales, además de seguros de vida y de gastos médicos mayores. Estas pensiones están sustentadas por acuerdos presidenciales de fechas 25 de noviembre de 1976 y 31 de marzo de 1987.

Expresidentes (1)

Las pensiones y demás asistencias de que gozan los ex presidentes carecen de sustento jurídico y no están reguladas por marco legal alguno. Y es que durante la administración de Luis Echeverría Álvarez, culpable de la matanza de Tlatelolco, se publicó un decreto presidencial que otorgaba a los ex presidentes, al terminar su gestión, 103 personas de apoyo, además de 25 empleados de la Federación a su servicio.

Y no es todo. Cuentan, además, con 78 miembros para su seguridad y la de su familia. La lista incluye a 45 miembros del Ejército, 11 miembros de la Fuerza Aérea y 22 más de la Armada.

Ernesto Zedillo renunció, en 2002, a su pensión vitalicia por tener ingresos propios de universidades, de la ONU y de organismos internacionales de desarrollo. Pero no renunció a los apoyos administrativos y de seguridad personal.

El total anual que reciben los ex presidentes mexicanos para cubrir sus gastos es de 259 millones 955 mil 395 pesos.

Además, a Alejandra Acimovic Popovic, mejor conocida como Sasha Montenegro, viuda de José López Portillo, le tocan 115 mil 187 pesos mensuales del erario.

El acuerdo presidencial 2763-BIS, fechado el 31 de marzo de 1987, durante la administración de Miguel de la Madrid, especifica que, en caso de fallecimiento de un ex presidente, su cónyuge recibirá, durante el primer año después del fallecimiento, una pensión equivalente al 80 por ciento, en términos netos, del sueldo total que le corresponde a un secretario de Estado. Esta pensión disminuirá el 10 por ciento anual a partir del segundo año, hasta llegar al 50 por ciento de ese sueldo. Esto quiere decir, que aunque Fox se muera, su esposa Marthita, seguirá recibiendo dinero de las y los mexicanos para comprar toallas para su baño.

Existe una iniciativa de ley en la Cámara de Diputados que propone “disminuir” el 50 por ciento las pensiones de los exmandatarios, suspender el seguro de gastos médicos mayores de los mismos y reducir en 70 por ciento el personal de seguridad a su servicio. Pero es eso: una iniciativa.

Habrá que presionar en la nueva legislatura a los diputados y senadores de Morena para que estos gastos oneroso y excesivos tengan un destino más productivo para el país. Que en lugar de recortarse los presupuestos para la educación y universidades se recorten las pensiones vitalicias de los ex mandatarios, pues ya robaron demasiado.

Por Nueva Era y Generación Morena

Anuncios

Un comentario en “¿Quién paga las “selfies” de Calderón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s