Democracia femenina, ¡ya!

La Nueva Democracia, 1945 David Alfaro Siqueiros (Mural del Palacio de Bellas Artes)

La Nueva Democracia, 1945 David Alfaro Siqueiros (Mural del Palacio de Bellas Artes)

Por Sebastián Ramírez Mendoza – @Sebas_RM

En nuestros días ha tomado fuerza la re discusión de la democracia, en algunos espacios ha tomado fuerza la idea de la democracia feminista, modestamente quisiera aportar algunos elementos sobre lo que considero caracteriza la democracia feminista:

  • Hablar de la democracia feminista no es hablar exclusivamente de las propuestas, programas y políticas dedicadas a las mujeres. Hablar de la democracia feminista es hablar de un camino que de-construye la dominación patriarcal vuelta instituciones y condiciones cotidianas. Es así que hablar de democracia feminista es reconocer un camino de emancipación colectiva, donde biología no es más destino.
  • La democracia feminista es un camino que visibiliza las relaciones sociales desiguales expresadas en la cámara de diputados, el mercado, la fábrica, la empresa, la cocina, la habitación, la cama. Hablar de democracia feminista es construir equidad y desterrar la violencia de género, económica, adultocéntrica, étnico-racial, heteronormativa en cada espacio de relacionalidad humana.
  • La democracia feminista es un cambio en la forma de hacer política, es un camino que piensa menos en “tomar el poder” y apuesta más por hacer otro poder. A la democracia feminista no le sirve el poder violento, la imposición, la exclusión. Por el contrario la democracia feminista es una vía para construir nuevas formas de hacer poder, poder que emana de la voluntad real, poder construido a partir de la suma de las voluntades. La democracia feminista no necesita monopolizar la violencia, porque simplemente apuesta por desterrar la violencia de nuestras relaciones. La democracia patriarcal necesita controlar los cuerpos, los movimientos, los pensamientos, los deseos, los placeres, las reivindicaciones de las personas, por eso necesita “monopolizar la violencia”, por eso necesita de cuerpos militares y policíacos violentos, por eso legitima la pobreza y la desigualdad, por eso asesina mujeres en clínicas clandestinas, es un sistema violento, del cual sólo podemos esperar violencias.
  • La democracia feministas tiene su esencia en la autonomía de las personas, es la vía para contar con ciudanxs de tiempo completo, con personas que ejercen sus derechos en cada espacio de sus vidas y en todos sus recorridos, la ciudadanía deja de ser una mera condición jurídica para transformarse  en una forma de estar en el mundo, una forma en donde las personas podemos decidir de manera libre, informada y sin violencia lo que deseamos, la vida que queremos, el camino que queremos elegir. La ciudadanía se vuelve una constante vivencia de la autodeterminación.
  • La democracia feminista tiene memoria, no es un “borrón y cuenta nueva”, debe su existencia a miles que han entregado la vida por combatir el mundo de las violencias. Especialmente reinvidica a las mujeres que de-construyeron y construyeron el ejercicio patriarcal, reivindica también a los pueblos, a los movimientos que han resistido a la barbarie, a todas y todos aquellos que por siglos resistieron.
  • La democracia feminista pulveriza los centros de poder, el hombre blanco, heterosexual, adulto, europeo, dueño de una empresa depredadora del medio ambiente deja de ser la centralidad del poder. Es pensar una sociedad en red, sin centro. Por tanto es una democracia descolonial, ecologista, migrante, intercultural, joven. Es dejar de pensar la vinculación entre recursos y consumidores, desaparece la “sustentabilidad”, no pensar en conservar el medio ambiente para garantizar el “desarrollo de los humanos”,  es pensar la armonía y no la depredación.

La democracia feminista es el resultado de la construcción política que han hecho las mujeres durante  años, los movimientos feministas han trabajado y reflexionado para transformar las condiciones de vida de las mujeres, también han heredado un bagaje teórico y político que nos permiten dibujar un mundo sin violencias, un mundo de autonomías, de derechos. La democracia feminista se parece a lo que lxs zapatistas llamaban “un mundo donde quepan muchos mundos”, es una propuesta para todas y todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s