La república amorosa

Por Marta Lamas

amor y política

Solamente con amor se puede desarrollar un verdadero compromiso político con todas las personas. ¿Será eso lo que AMLO sugiere con “república amorosa”? Hay quienes la descalifican como un giro retórico o una estrategia discursiva. ¿Y si fuera un dispositivo que, ante los niveles brutales de deshumanización en los que estamos insertos, impulse a pasar de una aspiración “racional” a un anhelo político distinto? La indiferencia ante la situación de las demás personas es una de las consecuencias del sistema inhumano en que vivimos. La indiferencia es un resorte subjetivo de la dominación, e indudablemente el amor es indispensable para desarmar ese mecanismo.

La indiferencia aísla, enajena, deshumaniza. La indiferencia impide un vínculo solidario y dificulta la construcción de un proyecto político que asuma las necesidades de sobrevivencia de todos los seres humanos durante su frágil y temporal residencia en este mundo. La lógica política que produce la indiferencia es la de “no me importa, ese no es mi problema”. En cambio, la lógica del amor es la de “me importa y es mi problema”.

Leer texto íntegro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s